martes, 3 de marzo de 2009

HABLAR BLOG



Poco a poco he interiorizado este nuevo lenguaje. Me ha tomado casi un año pero he logrado dominarlo tomando clases teóricas y practicas.

Aunque lo escribo mejor que lo leo, reconozco que aun me es difícil hablarlo.

Pero no importa, algún día podré viajar y defenderme sola.

Mis clases teóricas las di con los audífonos puestos y los ojos cerrados, las practicas bailando sobre las cuadrículas.

Pero no se confundan, el Blog no es un instrumento musical, se parece mas a un pasaporte o mejo dicho a una guía turística.

Gracias a ello tengo miles de amigos, a los cuales contabilizo sin que ellos sepan y los llamo cuando quiero

Son mi nuevo álbum de barajitas, los colecciono, los sumo, y los intercambio. Son dóciles y aunque algunas veces me sueltan cosas muy pesadas, la mayoría de ellas son bonitas.

Les perdono sus invitaciones a meditar y a compartir un lento otoño en China, a llevar una pesada cadena o insistir en los versos de Neruda y los ríos de Irlanda, cosas para las cuales no tengo ni tiempo, ni interés pero… sin hacer mucho ruido, se dejan borrar fácilmente.

Hay otros que me rematan a chistes, sin darse cuenta que el reenvío ha dado la vuelta al mundo.

A todos les agradezco sus intenciones.Ellos han creado una forma de compartir.

Gracias a este nuevo idioma, puedo ahora pensar en pocas líneas, o comunicarme simplemente con colocar una carita.

De todas maneras, no se si me darán un diploma, pero espero que llegue el día cuando pueda publicar una novela.

Lo malo es que quienes me lean, deberán también haber aprendido Blog.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

yo blogeo, tu blogeas...

María Antonieta Arnal dijo...

La verdad, los blogs asumen las características de la persona que lo creó y el tuyo me parece que tiene que ver con lo que haces: la gestión cultural.