lunes, 15 de febrero de 2010

La cultura IKEA




Definitivamente estamos viviendo épocas de grandes cambios. Mi abuelo decía:
-“Ahora, ¡ni el jamón sabe a jamón, ni la mujer huele a mujer!”-

Hoy podríamos completar su juicio agregando que, ni las fotos son creíbles, ni los discursos, verdades. Y mas allá, que las guerras no se hacen con tanques, ni los imperios dominan con balas.

La expansión internacional de la cadena de muebles y artefactos para el hogar IKEA, ha sido una exitosa arma de penetración de Suecia, donde su ejercito han sido los diseñadores.

Creativa y soslayadamente, los suecos han extendido sus fronteras imponiendo su cultura a través del diseño, fabricación y comercialización de artículos utilitarios y decorativos para el hogar.

Cada vez son más quienes pueden acceder a sus productos, los cuales tiene una alta relación costo calidad. Es una gran clase media que adopta e incorpora su estética a su cotidianidad y con ello, viene los valores de comportamiento, códigos de uso y estilo de vida .

Sus clientes sobrepasan a la población del país, que no excede a los 9 millones, ya son muchos lo hogares que parecen sacados de las páginas de los catálogos de IKEA.

No se trata sólo de un fenómeno de moda, superficial. Su influencia va mas allá ya que acceso, disposición y uso de sus productos exige un proceso de aprendizaje que ciertamente deja huella.
Estamos aprendiendo a vivir no solo la estética Sueca sino su visión del espacio hogareño o de trabajo y practicas de vida que se transfieren subliminalmente.

Los muebles poseen su “libro rojo”. Son folletos ilustrados, en papel de muy bajo costo, donde se indican las instrucciones para “armar” cada pieza. Este es un proceso que exige su exacto cumplimiento. Sus pasos han de ser seguidos de manera estricta y secuencial. Para eso los dibujan esquemáticamente para que sean comprendidos por cualquiera sin importar su nivel de instrucción o idioma.

Las mesas, sillas, sillones, estanterías y un sin fin de accesorios, sonel resultado de acuciosos estudios y exigente diseño de manera de garantizar, no sólo funcionabilidad y estética sino economía de empaque y sencillez en el montaje para lo cual también se incluyen prácticamente todas las herramientas necesarias.

Después de haber armado muchas piezas y tropezado varias veces “con la misma piedra”, realizas que has aprendido a hacer planas sin salirte de la línea.

Esto, para nosotros los latinos, especialistas en la improvisación, confiados siempre en que habrá la posibilidad de “darle la vuelta”, de que las cosas se enderezan en el camino, ‘el geitiño’ de los brasileros, es nuevo. Es todo un cambio de valores al cual nos cuesta someternos. El rigor no va mucho con el trópico caribeño. Sin embargo, terminamos reconociendo que ¡funciona!.

Para ellos:

-No hay nada que no tenga un porque
-Se han de seguir los pasos en orden, no se puede saltar alguno
-Si algo no calza, detente. Revisa el paso anterior tú te equivocaste, todo está planificado para ser perfecto
-Ten paciencia, planifica antes de actuar, cuenta si tienes cerca todo lo que vas a necesitar
-Cuando las elementos están bien engranados, no es necesario mucha presión
-No trates de improvisar, hay una sola manera de hacerlo
- Lo que te ofrecen, es
-Todo está pensado, planificado, contabilizado
-Nada sobra. Nada falta

Pero, y lo mas importante, es aprender que las cosas no se arreglan en el camino. Que es necesario planificación, trabajo, constancia y un exigente rigor para alcanzar la excelencia.

¿No les parece que estas máximas sirven para algo mas que armar muebles ?.

1 comentario:

Miguel dijo...

Interesante. La idea de que el mundo ya no es lo que era, es tan antigua como el mundo, creo que tiene mas que ver con esos periodos historicos en los cuales hay una percepcion de decadencia para ese momento. Es obvio que nuestra percepcion del mundo cambia drastica y aceleradamente (internet, telecomunicaciones en general). Pero no necesariamente para peor (o mejor).
Y bueno, asi como creo que mucha gente esta de acuerdo con que tenemos necesidad de orden en este caotico pais en el cual nos toca vivir hoy, no se si IKEA deba o pueda ser nuestro mejor ejemplo o paradigma. Entiendo la idea, pero tambien pensando en nuestras diferencias, creo que somos capaces de algo mejor. Tanta fuerza del tropico, tanto colorido, tanto sol, caramba, algo mejor alguuuuun dia deberia salir de estas tierras. Viendo nuestro desastre de hoy en dia, pues quiza es un experimento fallido que buscaba eso. Lo que no quita que "eso" pueda eventualmente construirse por quienes si tengan la capacidad de construirlo.
Saludos
Miguel